Comienza la Semana Santa en Alzira

Con el Pregón anunciador de la Semana Mayor en Alzira, dan comienzo los actos más relevantes, como son la procesión de Domingo de Ramos, el Vía Crucis de la Cofradía de Jesús Nazareno, los distintos traslados de la imaginería, visita a los Doseles, procesión de Santo Entierro el Viernes Santo y la celebración de la Pascua.

El pregonero de este año, Paco Nadal, fue un dinámico comunicador, maestro del micrófono, compañero del que suscribe en tantos años en la cadena radiofónica de la SER. Llegó a Alzira en la mañana del sábado de Pasión y fue recibido por directivos de la Junta de Hermandades y Cofradías, quienes le mostraron algunos rincones de la ciudad, como las murallas y otros lugares. Visitaron la fabricación y montaje del dosel de la Santa Cena y, acto seguido, ascendieron a la Muntanyeta del Salvador, para como viene siendo costumbre, visitar el santuario de la Patrona, la Virgen de Lluch donde fue recibido por Raúl Furió, capellán del templo mariano; Xavier Andújar, presidente de la Cofradía y los Clavarios Mayores, Enrique Baeza y Estefanía Sifre. Aureliano Lairón, cronista de la ciudad, se encargó de poner en conocimiento de Paco Nadal la historia del santuario. Ascendieron al camarín para besar el manto de la imagen y tomar unas fotografías para el recuerdo y después dejar su dedicatoria en el libro de honor el Santuario.

Por la tarde, a las seis y media, en el salón noble de sesiones del ayuntamiento, fue recibido Paco Nadal, por Diego Gómez, alcalde de la ciudad y corporación municipal, así como por los Clavarios Mayores de  Alzira.

Tras unas palabras de bienvenida a la ciudad por la primera autoridad, firmó el libro de honor del ayuntamiento y el alcalde  hizo entrega de unos obsequios que representan a la ciudad. A   continuación, precedidos de la banda de tambores y bombos de la Junta de Hermandades y Cofradías, marcharon hacia del Gran Teatro donde si iba a realizar el acto del pregón. En el vestíbulo del teatro, Nadal firmó en el libro de la Junta.

Puntualmente a las siete y media daba comienzo el acto de pregón, abriéndolo la banda de tambores y timbales de la Junta de Hermandades y Cofradías.

Con el aforo del teatro completamente lleno, los asistentes al acto se preguntaban si la Junta había autorizado que se pronunciaran dos pregones, como se iba apreciando conforme  avanzaba el acto, hasta el increíble momento de entrar en teología.

Sobre el presentador de un acto, señala el protocolo: “Es su misión el encargarse de poner en contacto a los participantes con el público. Tiene la gran responsabilidad de conducir el evento cualquiera que fuere. Además es quien informa acerca de los diferentes programas que se presentan en la ceremonia. Se debe ceñir exclusivamente a su lectura y, no es adecuado que improvise, comente o se convierta en orador. El presentador no es el foco de atención de la actividad, sino un conductor que hace que las acciones se cumplan en un orden lógico y sin contratiempos, por lo que su participación deberá ser imperceptible”.

Paco Nadal comenzó su parlamento “sui generis”, si bien destacó, puesto que el tema más importante ya se había comentado antes, el que “miles de alcireños participan en una fiesta, declarada de interés turístico nacional”, en una tradición que se transmite de padres a hijos, llegando también, como no, a los nietos. Durante toda esta semana demuestran a todos la grandeza de las celebraciones que vienen realizándose durante más de cuatro siglos. Manifestó Nadal, su asombro por los doseles, de los que había sido testigo de su montaje en el de la Hermandad de la Santa Cena.

Tras la intervención de Paco Nadal, Amparo Camarasa, secretaria de la Junta de Hermandades y Cofradías, dio lectura del primer y segundo premio del concurso de carteles anunciadores de la Semana Santa alcireña, entregando el primero a Ferrán España Cucarella por su obra “L’Espera a la Vila”; el segundo fue para Enrique Manuel Aparicio Montagud, de Ontinyent, sobrino del profesor Bernat Montagud y el accésit para Ana Esteve Valero, de Algemesí, por su obra “Tambor”.

También la secretaria dio lectura del acuerdo de nombramiento de los Clavarios Mayores de Alzira, a Enrique Baeza y Estefanía Sifre, su esposa, a los se les hizo entrega de un cuadro con el título del nombramiento.

El acto del pregón iba llegando a su fin. Y así, intervinieron José Miguel Clari, vicepresidente de la Junta, por ausencia justificada del presidente Vicente Fábregues. Le siguió el Consiliario de la Junta, Vicente Blasco, quien aclaró a los asistentes qué era el dogma de la Fe, aludido anteriormente durante la presentación del acto. Finalmente, Diego Gómez, alcalde de Alzira, concluía el pregón de 2018.

Momentos antes del parlamento del pregonero, un sexteto de metal, madera y percusión, Ensemble Montcabrer, deleitó al respetable, con música del medievo, que fue muy aplaudida.

Al día siguiente, Domingo de Ramos, antes de que la procesión partiera de la plaza Primero de Mayo, la Banda de la Sociedad Musical de Alzira a la puerta de su sede social en la calle Hort dels Frares interpretaron algunas piezas musicales, abriendo los actos que se iniciaban con motivo del 50 aniversario de esta querida institución. Estaban presentes los presidentes que han ejercido en este largo caminar: Salvador Ausina, Ricardo Bellver, Amparo Pérez, Juan Carlos Monerri y Miguel Simó. Éste último, uno de los músicos más veteranos que ha tenido la banda, formó parte de la Junta que fundó la Sociedad Musical.

Pocos minutos después del mediodía, desde una tribuna instalada en la plaza Primero de Mayo, los párrocos de Alzira procedieron a bendecir los ramos y palmas portados por los alcireños.

Tras el desfile multitudinario de la procesión de Ramos, con la participación de cofrades y particulares, un grupo de perteneciente a la Cofradía de la Soledad encarnando a los doce apóstoles y Jesús en la entrada a Jerusalén. Como anécdota, destaca que el asno donde tenía que ir montado Jesús se asustó debido al enorme “soroll” que emanaban los tambores y bombos que le precedían, y al no poder dominarlo, lo ausentaron. Más atrás, formaron el clero local, los Clavarios Mayores, representantes de la Junta de Hermandades y Cofradías, autoridades locales y cerrando el cortejo, un número interminable de músicos dirigidos por el mestre Ramón García.

Al llegar a la plaza de la Constitución y al terminar la procesión, es tradicional que la banda realice un pasacalle, recorra el trayecto hasta la plaza Mayor, donde ofrece un pequeño concierto, donde casi todos los años se interpretaba el bellísimo pasodoble “Radio Alzira”, de Miguel Villar. En esta ocasión fue el no menos encantador, “Sociedad Musical Alzira”, de José Grau Benedito.

Para completar la información del Domingo de Ramos, por la tarde, a las seis, acompañados de multitud de fieles, la Cofradía de Jesús Nazareno y Nuestra Señora del Sufragio, realizó por las calles de la vieja Vila, el tradicional y centenario Vía Crucis. Por la noche, con un poco de dificultad por la escasa lluvia caída, se trasladaron los Pasos anunciados.

Texto y fotos: Alfonso Rovira

© 2007-2018 festalzira Alzira (Valencia) Diseño Creativo de