Finalizaron las fiestas en honor a “La Moreneta”

El domingo último 24 de septiembre, finalizaron las fiestas en Alzira, dedicadas a Mare de Deu de Lluch. A las siete de la tarde daba comienzo en la parroquia de Santa Catalina, en el altar relicario de los santos patronos, la misa de la fiesta que presidió el obispo auxiliar Arturo Pablo Ros, acompañado de los párrocos de Alzira y del vicario episcopal de la Ribera.

En la presidencia, con el alcalde Diego Gómez, las falleras mayores con el presidente de la Junta Local, Jaume Bohigues y concejales de la corporación municipal. En la otra parte se situaban los presidentes de la cofradía, Antonio Sancho y Anna Lluïsa Andrés y Consuelo Peris, presidenta de la archicofradía de los santos patronos, con la Dama Mayor de la Virgen, Mireia Almansa; presidentes de la Junta de Hermandades y Cofradías, con los clavarios y el presidente sed la cofradía de la Virgen de la Murta. La misa fue acompañada por la coral Ciudad de Alzira, dirigida por José Luís Palomares.


Encantadora sencillez hallamos la personalidad del obispo celebrante, muy próximo a los fieles.
Al terminar la eucaristía, como estaba programado se les impuso la medalla de oro de la Virgen de Lluch, al sacerdote don Ramón Martín, párroco arcipreste de la parroquia de la Virgen de Lluch y a Francisco Gallardo, miembro de la junta de la Virgen de Lluch. Lo que si encontramos en la entrega de estas merecidas distinciones, el que los fieles que llenaban las naves del templo, no se enteraron de este acto; nadie se preocupó de narrar la secuencia de la entrega de las medallas.


Acto seguido se organizaba la procesión con destino al santuario de la Muntanyeta, que abría un grupo de danzas. Después formaron parte la asociación de moros y cristianos de la Vila; la Junta de Hermandades y Cofradías; fiestas de barriadas y partidas de Alzira, la participación completa de las fallas de Alzira con las falleras mayores y Junta local Fallera; camareras de la Virgen con la Junta de la Cofradía; trono con la imagen de la patrona y tras ella, presidía el obispo y sacerdotes alcireños; autoridades y cerrando la comitiva la banda de la Sociedad Musical de Alzira.

A llegar al final de la Avenida José Pau, fue despedida la imagen de la Virgen tras una oración pronunciada por el obispo. Tras el disparo del un castillo de fuegos artificiales en el parque Pere Crespí, la patrona, portada por los costaleros, acompaña de cientos de alcireños, llegó al santuario donde fue recibida aclamada por los fieles.

Texto y fotos Alfonso Rovira

Tags: , , ,

© 2007-2017 festalzira Alzira (Valencia) Diseño Creativo de